sábado, 30 de agosto de 2008

Bajo otra bandera


(El plusmarquista mundial de 3.000 obstáculos, Saif Saaeed Shaheen, cambió su nacionalidad kenyana, y su nombre original: Stephen Cherono, con el que había representado a Kenya. Según he leído, la nación árabe le aseguró “un salario vitalicio de 1000 dólares mensuales”)

Reinaldo Cedeño Pineda
escribanode@gmail.com

Cada quien se construye su propio mundo, pero en este, el nuestro, hay de todo...

Una de las notas que ha marcado Beijing 2008 (y más atrás) es la abundancia de atletas que, nacidos en otras geografías, representan a sus países de adopción en estos Juegos Olímpicos.

Hemos podido ver rostros africanos en la Europa septentrional, apellidos rusos por doquier, brazos y piernas del Caribe bajo bandera europea, brasileños en el Cáucaso…



(Tras la red, de azul, voleibolistas de Brasil representan a Georgia. Fueron cuartos en Beijing 2008. Según la AFP “Renato Gomes y Jorge Terceiro son brasileños pero juegan con Georgia desde que el presidente del país, Mikhail Saakashvili, cuya esposa fue jugadora de voleibol, les concedió sendos pasaportes. En su honor, Gomes adoptó el nombre Geor y Terceiro el de Gia durante los Juegos”, termina el despacho

En terra.com encontramos estas declaraciones de Levan Akhvlediani, presidente de la Federación de voleibol de Georgia: "Toda empresa necesita éxito, por eso busqué el camino más corto hacia él")

EMIGRACIÓN

Algunos de esos “rostros y piernas chocolate” en el norte europeo, están marcados por la emigración. Los atletas han nacido en Francia o Gran Bretaña… mas por sus venas corre sangre africana, o afro americana. El Reino Unido de la Gran Bretaña tiene una verdadera legión.

Atletas del calibre de la campeona olímpica de 400 metros Christine Ohuruogu, o los saltadores de triple Phillips Idowu y Onochie Achikie, son casos conocidos. Otro ejemplo es el del vallista Ldaji Doucuré (campeón mundial de los 110 metros con vallas en el 2006 y cuarto en Beijing 2008) quien tiene ascendentes de Mali y Senegal. Es al menos, la información disponible en red.

(El vallista Gregory Sedoc nació en Holanda, pero desciende de una familia de Surinam. La emigración africana y afro americana ha marcado el atletismo europeo)


NACIONALIZACIONES


También hay nacionalizaciones, muchas, y de variado origen.

Según Marca.com en la comunidad europea son Francia (42) y España (27) las naciones que lideran el ranking (datos de la IAAF desde 1998) de “importación de atletas”, pero hay otros.


(Alhaji Jeng, nacido en Banjul, Gambia representó al país de los “cabellos de sol”, Suecia durante los Juegos Olímpicos Beijing 2008, en el salto con pértiga)

(Leslie Dhjone (Nació en 1984 en Abidján, Costa de Marfil en 1981. Representó a Francia en 400 metros planos en Beijing 2008 y quedó quinto en la final olímpica)



(Jackson Quiñonez, finalista olímpico y mundial de los 110 metros con vallas. Nacido en Esmeralda, Ecuador en 1980, representó a su país natal en los Campeonatos Mundiales de Atletismo de 2003 y 2005 así como en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Desde finales del 2005 adoptó la nacionalidad española. Ostenta los récords de Ecuador y de España en su especialidad)
(La nigeriana Josephine Onyia, es la mejor española en los 100 metros con vallas con 12.50. Sustituyó en la selección ibérica a su compatriota, la nigeriano-española Gloria Alozie. Semifinalista en Beijing 2008), He leído que apenas sabe hablar español)


(La etíope Elvan Abeylegesse, una de las grandes figuras del fondo, llegó a ostentar el registro del mundo en los 5 000 metros. En esa carrera y en los 10 000 metros consiguió la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Beijing. Acompañó en el podio a sus ex compatriotas Dibaba y Defar. Elvan entró en un club de Estambul, y representa a Turquía)

(El ya veterano Dimitri Karbanenko gimnasta ruso que desde finales de los noventa compite por Francia)

TODAS LAS HISTORIAS NO SON IGUALES

---Las historias, por supuesto, no son iguales, no van todos al mismo saco.

---Algunas se relacionan con la emigración familiar o personal que busca oportunidades que no tienen en su país de origen. Otras tienen que ver con afectos humanos que no entienden de fronteras, y hay decisiones muy personales.




(Nelson Évora, campeón mundial y olímpico de triple salto. Nació en 1984 en Costa de Marfil, pero niño aún, su familia se traslada a Portugal. Compitió hasta el 2002 por Cabo Verde, tierra de sus familiares. En ese año obtuvo la ciudadanía de Portugal)

(Anastasia Valeryevna Liukin, más conocida por “Nastia”, se proclamó campeona absoluta en la gimnasia olímpica de Beijing representando a los Estados Unidos. Una gimnasta hermosa que derrochó técnica y seguridad en los Juegos.

Nació en Moscú hace 18 años, y llegó a suelo norteamericano con su familia, los campeones rusos de gimnasia Valeri Liukin y Anna Kotchneva. En el 2003, a los 15 años fue titular nacional juvenil del país norteño y la prensa señaló que… “una rusa se había proclamado campeona nacional de los Estados Unidos”)

(La veterana nadadora rusa Nina Aleksandrovna Zhivanevskaya representa a España desde 1999, año en que contrajo matrimonio con un español. En 1992 había ganado bronce en el relevo combinado de la CEI, Comunidad de Estados Independientes de la ex URSS. En Sydney, ya por España, consiguió medalla de bronce en 100 metros espalda. Tras su presentación en Beijing 2008, donde llegó a semifinales de esa propia distancia, anunció su retirada)

---Hay atletas a los que les era difícil calificar ya en su propio país, por la veteranía, o tal vez, porque el lugar que ocupaban en el ranking del deporte, les haría difícil la tarea. Y… decidieron escoger un camino “más llano” en naciones de menor desarrollo de su modalidad.

(Oksana Chosovitina, a los 33 años fue la gimnasta de más edad en ganar una medalla olímpica en Beijing 2008: plata en caballo de salto. No recuerdo un caso semejante en un deporte de niñas y jóvenes, Debutó en 1992 con el equipo de la Comunidad de Estados Independientes, CEI, tras desintegrarse la Unión Soviética y ganó la medalla de oro por equipos. Luego estuvo con Uzbekistán, su territorio natal, y ahora se presentó en los juegos de China con el equipo de Alemania donde tiene su familia)

---Algunos alcanzaron su preparación deportiva gracias a las nuevas oportunidades y a los países donde resultaron nacionalizados. De otra forma, no hubieran llegado a ninguna parte.


(El kenyano Bernard Lagat, el mexicano Leo Manzano y el sudanés Lopez Lomong por ese orden, calificaron para representar a los Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Beijing, en la carrera de los 1500 metros planos…

Según el portal terra.com: “nadie puede cuestionar el cambio de nacionalidad de Lomong tras verse forzado a huir en su niñez de las fuerzas militares en Sudán y a pasar 10 años languideciendo en un campamento para refugiados en Kenia, antes de llegar a Estados Unidos”

Otras fuentes destacan que “Su sueño de participar en los Juegos se gestó en 2000, cuando recorría varios kilómetros para poder ver la actuación de Michael Johnson en un viejo televisor en blanco y negro”.

Lomong es ciudadano estadounidense desde 2007 y fue el abanderado de Estados Unidos en Beijing 2008.

Según la agencia AP, refiriéndose al mexicano… “Cuando tenía 4 años, Manzano cruzó ilegalmente la frontera de México a Estados Unidos con amigos de su familia para reunirse con su papá, Jesús. Jesús realizaba todo tipo de labores en Estados Unidos y realizó más de una docena de peligrosos viajes a México para llevar dinero.

“Finalmente, toda la familia se reunió en Estados Unidos, y Manzano tuvo que esperar más de 15 años para recibir la ciudadanía”...

Por su parte, el kenyano Bernard Kipchirchir Lagat recibió la ciudadanía de Estados Unidos en 2004 y se proclamó doble titular del mundo en Osaka 2007, curiosamente, por encima de sus antiguos compatriotas).

---Existen desacuerdos de diversa índole entre atletas, instituciones o gobiernos. Las diferencias en las condiciones de vida, a veces, son enormes. En algunas naciones, no existen ligas o clubes para sus deportes, o estos son muy endebles…

--Y también las razones económicas pesan. Quién puede dudarlo?



(Francis Obiarah Obikwelu, nacido en Nigeria en 1978. Nacionalizado portugués en el 2001. Tras participar en el Mundial Juvenil de Portugal en 1994, decidió quedarse en esa nación, pero representando a su país natal. Según la wikipedia con su ficha, “sobrevivió trabajando como albañil, y a veces durmiendo en la caseta del Estadio Nacional, al lado de las pistas donde se entrenaba”.

Como nigeriano ganó medalla de plata en el relevo 4x100 en el Mundial de Atenas 1997 y bronce en el Mundial de Sevilla 1999 en los 200 metros. Sigo con la wikipedia: “A continuación tomó la decisión de nacionalizarse portugués, debido a sus conflictos con los dirigentes deportivos de Nigeria, que no le ayudaron durante su lesión pese a habérsela hecho compitiendo para Nigeria”. Subcampeón olímpico en Atenas 2004 en los 100 metros y semifinalista en Beijing 2008, con la bandera de Portugal)

--Hay atletas que ya estaban hechos en sus naciones de origen, escasas de recursos, pero que pudieron formarle. Incluso habían representado internacionalmente a su país de origen… y luego, por diversas causas, se pusieron bajo la bandera del nuevo país.

CUBANOS BAJO OTRA BANDERA

Hay cubanos conocidos en el ámbito internacional del atletismo y de otros deportes que compiten bajo otra bandera. Algunos se vieron en Beijing. TODOS estaban formados atléticamente en Cuba cuando decidieron marcharse.


(Frank Jennifer Casañas, como atleta de Cuba consiguió bronce en el mundial juvenil de 1996, plata en los Juegos Centroamericanos de Maracaibo 1998 y plata en los Panamericanos de Santo Domingo 2003. Como cubano intervino en las Olimpiadas de Sydney 2000 y Atenas 2004.

Se quedó en España cuando regresaba con sus compañeros de equipo del Mundial de Atletismo de 2005 en Helsinki. Contraería matrimonio después con la martillista española Dolores Pedrares. En este 2008, “juró la constitución española” según las noticias. Rápido, unos días antes de los Juegos. Y como español compitió en la final del disco en Beijing 2008, donde quedó quinto con 66,49 metros)



(Luis Felipe Meliz, imagen con el membrete de Cuba. Nació en Villa Clara en 1979. Medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de 1999. Participó en la final del salto de longitud en Beijing 2008 (séptimo 8,07), representando a España. También se quedó en la nación ibérica en el 2005, cuando regresaba del Mundial atléticoen Helsinki. Ya en Atenas 2004, Joan Lino Martínez, otro representante de la Mayor de las Antillas, había ganado para la nación ibérica medalla de bronce en la propia modalidad).


(Yamilé Aldama, ganó los Juegos Centroamericanos de Maracaibo 1998 y los Panamericanos de Winnipeg 1999. En ese propio año fue medallista de plata en el Campeonato del Mundo de Sevilla, su mejor resultado internacional… todo con la bandera de Cuba. En el 2001 abandonó la isla y desde el 2004 representa oficialmente a Sudán. Fue cuarta en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, quinta en Atenas 2004 y quedó fuera de la final en Beijing 2008. Hizo tres faltas en la clasificatoria)

(Magdelín Martínez. Nacida en Camagüey, en 1976, ganó medalla de bronce en los propios Panamericanos de 1999. En su currículo en red aparece que “un italiano la conoció en la isla caribeña durante unas vacaciones”. Desde el 2001 se nacionalizó por ese país europeo, contrajo matrimonio y compite por Italia. En Beijing 2008 sólo saltó 14,00 metros y quedó fuera de la final)


(Taimaris Agüero, miembro del equipo nacional de voleibol femenino de Cuba, nacionalizada italiana. Campeona olímpica en 1996 y 2000 con la selección de la Isla. En 2001, tras jugar el torneo de Montreux (Suiza), Agüero abandonó el equipo y se fue para Italia. Está casada con Alessio Botteghi, fisioterapeuta del club Perugia de voleibol, donde ella jugó varias campañas. El enfrentamiento del equipo nacional de Italia que ella integra contra el equipo de Cuba en la Copa del Mundo 2007 y el Gran Prix 2008. Fue terrible verla rematar contra Cuba)
ORO OLÍMPICO, ORO NEGRO


La prensa internacional no se anda dando rodeos y plantea que “hay países que compran atletas”.

Algunos deportistas compiten bajo otra bandera, y hasta con otro nombre. En tales casos están Bahrein y Qatar, países petroleros y hasta el otro día, dos desconocidos en el atletismo.

Según la publicación hispana Marca, “todos los corredores que representan a Bahrein en Pekín tienen nombre árabe, pero casi ninguno nació con él”.


(El marroquí Rashid Ramzi, ahora por Bahrein, se proclamó campeón olímpico de los 1500 metros planos en Beijing 2008 con un buen 3.32.94. Fue el único título de Bahrein en la justa estival).

Sólo es nacida en Bahrein la velocista Rakia Al Gassra, quien por cierto me impresionó mucho porque corría (y muy bien) con la cabeza cubierta, por respeto a la tradición musulmana.

“Con su nueva nacionalidad, algunos cambiaron de nombre, como la etíope Zenebech Tola, vigente campeona mundial de 1.500, que pasó a llamarse Maryan Jusuf Jamal, o el keniano Silas Kirui, que ahora es Hasan Mahboob, aunque los marroquíes Rashid Ramzi o Nadia Ejjafini, de un país musulmán, mantuvieron su identidad.

“En la última década, Bahrein convenció a 24 atletas para cambiar de pasaporte, provenientes de Kenia, Marruecos, Uganda, Etiopía y hasta de Jamaica (el conocido corredor de 400 metros Brendan Simpson).”
Ya sabemos el caso de Saif Saaeed Shaheen. Leí que ganaba 2.500 dólares al año en Kenya. Qatar le aseguró “un sueldo vitalicio de 1.000 dólares mensuales”

Sobre este último país, amplía Ecodiario.es en su artículo “Qatar y Bahréin, la compra de oro olímpico con oro negro”, de agosto de este propio año:

“Sus dos medallas olímpicas de bronce han sido conquistadas por deportistas importados: Mohamed Sulaiman, nacido en Somalia, en los 1.500 metros en Barcelona-92, y el búlgaro Said Saif Asaad en halterofilia en Sydney-2000.

"A veces necesitas ejemplos a seguir por las nuevas generaciones. Si no los puedes encontrar en tu país, necesitas traerlos de otras naciones", afirmó en una ocasión el jeque Hamad Bin Khalifa Bin Ahmed Al Thani, presidente de la Federación de Fútbol de Qatar”.

¿?

Pero, como ya advertí, todas las historias no son iguales.


(Maryam Jusuf Jamal, campeona mundial de 1.500 metros representando a Qatar. Su nombre etíope era Zenebech Tola.

“Su caso es muy peculiar: etíope de nacimiento (creció en la misma ciudad de Haile Gebreselassie), es miembro de la tribu cristiana de los Oromo, contraria al partido que gobierna en el país. Por ello, no era seleccionada en el equipo nacional, así que, tras pedir asilo político en Suiza, aceptó la oferta de Bahrein para correr por ese país”)

NO SÓLO EL ATLETISMO

Pero no sólo es el atletismo, aunque sea este deporte, el rey de los atletas nacionalizados. En una larga lista: gimnasia, nado sincronizado, triatlón, boxeo, tenis de mesa, natación, fútbol, baloncesto, voleibol, lucha…

(El luchador David Musulbes, nacido en Vladikaukaz, Osetia del Norte, Rusia. Ganó el título olímpico para Rusia en Sydney 2000 y varios galardones universales. Representando a Eslovaquia conquistó el bronce en Beijing el 2008, en la división de 120 kilogramos de la lucha libre)


(El gimnasta de origen coreano Kai Wen Tan, miembro del colectivo de los Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008)

Canadá, por ejemplo, llevó a Beijing a cuatro jugadores de tenis de mesa nacidos en China, y el quinto miembro del equipo es originario de Sri Lanka.

Y uno lee palabras como esta: "Es muy útil para el desarrollo de estas disciplinas traer atletas que son altamente competitivos, para que puedan conseguir resultados”, ha declarado el presidente del Comité Olímpico Canadiense, Michael Chambers, según el sitio terra.com.


(Pradeeban Peter-Paul nació en Colombo, Sri Lanka en 1977 y emigró con su familia a Alemania a los once años. A los 16 ingresó a Canadá y se ha mantenido más de una década en el equipo nacional de ese país)

En el tenis de mesa la profusión de chinos y de otros asiáticos en Norteamérica, Europa y hasta América Latina es de tal magnitud… que la Federación Internacional de ese deporte afirma que impondrá medidas restrictivas.


(El chino Lin Ju representó a República Dominicana en Beijing 2008. En la red uno puede leer un titular como este: “Dominicano Lin Ju avanza a segunda ronda de tenis de mesa”)

La vía electrónica, por donde he obtenido mucho de los datos que expongo a continuación, es sólo una aproximación bien relativa a hechos y personajes, bien lo sé. Habrá mucho por descubrir.
No juzgo: muestro.

Aquí está lo que he logrado investigar, a partir de los rostros que vi desde las transmisiones olímpicas desde Beijing.

Empero, entre despachos y comentarios, desde lejos… es difícil detenerse en cada una de esas historias y en sus especificidades. El lado humano que hay detrás de ellas, no siempre es posible asirlo en su real magnitud.

Por eso, creo que este trabajo no está completo. Usted puede aportar otros detalles, y sus consideraciones (congruentes o discrepantes), pues enriquecerán este artículo. Seguramente.

Cada quien se construye su propio mundo…

1 comentario:

Soleil&Lune dijo...

Bajo otra bandera…. En busca de algo mejor.

No creo que ningún deportista sueñe con subirse al podio en una competición Internacional y escuchar el himno de un país que no sea el suyo de origen.

El país del que cada uno se considere, por nacimiento o por haber pasado allí la mayor parte de su vida, aporta más que un color, que una Federación. De nuestros orígenes conservamos las primeras costumbres, las primeras palabras, nuestro primer entorno, las primeras normas de convivencia y nuestro idioma.

En Beijing 2008 hemos podido ser testigos de las nacionalizaciones en masa en post de una medalla. Sin embargo hay dos cuestiones diferentes bien importantes. No resulta extraño el hecho de no encontrar a ningún atleta que se haya nacionalizado para encontrar una situación económica, social o política peor de la que ya tenía. Por lo tanto, esta obviedad, nos hace ver claramente que los deportistas adoptados o nacionalizados en otros países buscan mejorar su situación y su entorno. Este simple hecho es razón suficiente para eximir de toda culpa siempre y cuando se cumplan las normas estipuladas y bajo LA MORAL de la persona, de las personas, y del Deporte.

Otro caso bien diferente, y me atrevo a decir, Denunciable, es el de las propias Federaciones Nacionales.

En estos Juegos Olímpicos hemos visto lo que se es capaz de hacer por engrosar el medallero nacional, por conseguir puestos en el ránking o renombre. Esta situación sí que hay que empezar a regularla. Dos opciones paralelas se podrían llevar a cabo.

Por un lado, es necesario que se regule a nivel internacional, con un consenso del Comité Olímpico Internacional, unas normas básicas y obligatorias que deberían cumplir los países participantes con el fin de ordenar las nacionalizaciones y adopciones para que no se de el caso de atletas que ni hablan el idioma de su "país"… eso es intolerable, y es una falta de respeto para los deportistas de esa Nación o Estado.
A su vez, cada país podría tener libertad para exigir unas normas más estrictas (bajo una vigilancia del COI), pero nunca más permisivas, con el claro objetivo de marcar unas pautas mínimas, coherentes y ordenadas que defiendan a todos los deportistas.

Por otra parte, y es aquí cuando se piensa en "el atleta". Cada caso debe personalizarse. Una vez que se han cumplido esos requisitos mínimos, hay que estudiar cada caso en particular, ver en qué situación se encuentra el deportista, ver los motivos por lo que se solicita la nacionalización y flexibilizar si es necesario el proceso.

A quien hay que condenar es a los países, no a los atletas, que tan sólo buscan una mejor situación a través del deporte… con independencia de que sea por una situación política, social, por amor, etc.
Espero que no volvamos a ver casos de deportistas que ni han vivido en el país del que se supone son nacionales, como el caso de los voleibolistas brasileños nacionalizados por Georgia. Eso ha sido una ofensa, una falta de respeto y de moral… y encima de llaman Geor y Gia, ¿dónde está el COI en estas situaciones?, quizás tengan que abrir un departamento Legal de Regulación de Nacionalizaciones.

Estos países sólo han buscado el éxito fácil, y resalto las palabras tan equivocadas de Levan AKHULEDANI "Toda empresa necesita éxito, por eso busqué el camino más corto hacia él". Yo, con mi osadía, me atrevo a recordarle que el éxito que llega rápido se va rápido, porque no tiene bases en las que asentarse. Si quieren el éxito… ¿por qué no nacionalizar a los entrenadores?, de esta manera, tendrían fuentes de conocimiento, (a cambio de un salario para ellos), para poder entrenar y formar a los mejores deportistas de su país desde edades tempranas. Nacionalizar a un buen entrenador sí es una garantía de éxito, y además, bajo los criterios de normalización laboral, porque ya es hora de que los entrenadores, sin los cuales no hay atletas, puedan vivir de su pasión.

Y hay otra cuestión importante, ¿qué sienten los atletas nacionalizados al escuchar el himno de otro país en el podium? Seguramente sienten bajo sus hombros con alegría el peso del camino realizado para llegar hasta allí…seguramente piensen en sus familias, en su entrenador, en las horas de entrenamiento bajo frío, lluvia, calor, fatiga… seguramente dediquen la medalla a las personas más cercanas… a su país ¿cuál… el de origen o el nacionalización?... yo dejo la pregunta abierta, pero tengo mi respuesta.

¿Y qué sienten las personas del país donde se han nacionalizado?... yo, todavía hay medallas que no puedo considerar españolas. En el Ránking lo son… pero jamás hubiésemos conseguido esas medallas sin esa ayuda externa… porque no tenemos capacidad, habilidad, condiciones… seamos realistas por favor!

El verdadero problema de las nacionalizaciones es que pensamos que un país tiene calidad atlética por el número de medallas, pero la calidad la da el nivel medio de los deportistas de un país… no 3 atletas destacados. Esta consecuencia la veremos en apenas unos años.


Quiero desde aquí aprovechar para dar las Gracias a países como Cuba, gracias de verdad, porque aunque son vuestros deportistas los que nos han dado medallas… esas medallas son vuestras, de vuestro país, de vuestros entrenadores, de vuestras investigaciones deportivas, de vuestra sangre!... y eso lo sabemos aquí, y lo valoramos.

Un saludo Reinaldo, gracias por seguir trabajando por el deporte!!!

Un gran saludo desde España, de una amiga.