martes, 1 de julio de 2008

BEIJING 2008: ¿Se desbordará el atletismo cubano?


(Podrá la recordista mundial de jabalina, la cubana Osleydis Menéndez, recuperarse de lesiones y llegar al podio olímpico?)


Reinaldo Cedeño Pineda


Como nunca antes Cuba encara el atletismo olímpico, con varios de sus representantes encumbrados en la super élite, e incluso recordistas del planeta en su nómina.

A poco más de un mes de los Juegos, pocos dudan que Cuba podría sacar varias medallas de la capital china, si sus atletas se comportan como en lo que va de año, y pese a la jerarquía de una competencia que suele burlarse de rankings y pronósticos.

TRES por el oro olímpico

Las vallas cortas cuentan con Dayron Robles, que el 12 de junio en Ostrava estampó un 12.87 que es la cota del universo, para arrancar esa condición al chino Xiang Liu, y de paso, ratificar que esa es la final más esperada por le público asiático.

Robles tendrá no obstante que mostrar todavía su estabilidad sicológica y espíritu de competencia para dejar atrás los sucesos del Campeonato Mundial bajo techo, donde quedó fuera de la final al no escuchar el disparo.

¿Resistirá esta vez la presión? ¿Y los demás, podrán hacerlo?

En los 110 metros con vallas, a no dudarlo, el cubano es candidato al oro; pero no hay que olvidar la menos otros tres demuestran calibre como para coronarse, el norteamericano David Oliver (12.95), el otro que ha bajado de los 13.00 segundos, sin olvidar al fuerte norteño Terrence Trammel (13.11).

Liu “sólo” ha llegado a los 13.18, cuarto del ranking, y se ha recogido a sus predios; pero en Beijing podría ser una bala, que calidad tiene para ello.

Otro gran favoritismo avala a Yargelis Savigne, en el triple, en su condición de titular del planeta al aire libre y bajo techo.

Es un atleta joven con fibra, que no se rinde nunca y que busca el oro hasta el final. Y eso los rivales lo conocen bien.

El año pasado encabezó la lista del orbe con 15,28 y este año acaba de ratificarse con la mejor marca de la temporada (15,02). Es la única sobre los quince metros, registro que debe sobrepasar quien quiera titularse.

Eso no quiere decir que no tenga rivales de cuidado, como la competitiva griega Hrysopiyí Devetzí (14,92) y la eslovaca Marija Šestak (14.85), quienes ya saben lo que es estirarse sobre los quince.

Otras atletas afectadas por lesiones o la edad (como la campeona olímpica de Atenas 2004, la camerunesa Ebango Etone, con 14,76 en este período o la propia Tatiana Lebedeva, que se recupera de una operación), no parecen esta vez aptas para saltos fabulosos que la ubiquen en el podio.



Y en el martillo, Yipsi Moreno ha sido medallista de cuanta competencia mundial tiene por delante. En 2004, 2005 y 2007, siempre ha sido segunda.

¿Podrá sacudirse y llegar de nuevo a lo más alto?

El lanzamiento del martillo, joven competencia es una de las más atractivas, porque muchas atletas presentan resultados más o menos parecidos. Esta vez los 75 metros darán el entorno de las medallistas.

Yipsi, con una estabilidad envidiable, logró elevarse hasta 76,36, segundo lugar del ranking, el segundo mejor lanzamiento de su carrera. Y ha ganado varias competencias por Europa.

Ausente la recordista del mundo Tatiana Lysenko por doping y otra tiradora rusa, el camino parecería despejado, pero se ha aparecido una ucraniana, Aksana Miankova (76.19) con esta y otros buenos registros que habrá que tener en cuenta

Ya en el Mundial de Osaka 2007, la cubana perdió el oro por apenas dos centímetros con la alemana Betty Heidler, que ha llegado este año a los 74,11, antecedida por varias con registros en ese entorno: la croata Ivana Brkljacic (74,89), la eslovaca Martina Danišová-Hrasnová (74,81), y la bielorrusa Volha Tsander (74,56).

Por allí deben andar las medallas, pero en mi opinión la cubana, en plena madurez, es una de las grandes favoritas.
Son estos los tres cubanos en ese mismo orden, que a mi entender, no sólo deberán estar entre los mejores, sino que podrían esclara lo más alto.

Otra cubana, Arasay Thondike, aún tendrá que mejorar si quiere estar en la final de 12
(ya lo logró en Osaka). Este año llegó hasta 70,78; mientras la experimentada Yunaika Crawford está muy retrasad con sus 69,73 metros que años atrás hubiera sido un registro de consideración.

La marca clasificatoria olímpica será entre los 71-72 metros.

OTROS ASPIRANTES A MEDALLAS

En los lanzamientos, Cuba tiene otra recordista del planeta (71,70), Osleydis Menéndez, ausente de las grandes competencias más de un año por lesiones.

No podremos decir hoy por hoy que es la favorita, no; pero ha mostrado una buena recuperación que la ha llevado de 58-59 metros a inicios de año en Brasil, a ocupar actualmente el cuarto puesto planetario con 65,02.

Ella misma ha dicho que tiene para más, pero que quiere hacerlo “poco a poco”.

Delante de la fornida cubana se hallan la checa Barbora Špotáková con buena estabilidad este año y un mejor registro de 69, 15 metros. Otra bien estable ha sido la germana Christina Obergföll (67.72) y su compañera ya veterana, Steffi Nerius (65,71), aunque no logró marcas similares en otras ocasiones.

Visto el caso, Osleydis parece lista para subir de nuevo al podio, pero el campo de Beijing será para ella una enorme batalla.

La veterana Sonia Bisset esta vez estará ausente.

El triple salto para varones, no tiene ahora mismo un líder definitivo y los mejore sregistros están por llegar. Tal vez se presenten el a propia Olimpiada

La marca líder del nigeriano nacionalizado británico Phillips Idowu (17,55) es alcanzable por muchos.

El corajudo y joven cubano David Giralt (17,50) le escolta en los registros del año y mostró a principios de año una buena estabilidad… pero no ha sido lo mismo en mayo-junio, lo que podría mostrar algún cansancio o lesión.

De todas formas el muchacho, plata en el Mundial bajo techo, es otra de las esperanzas cubanas de estar en forma física, pues es guapo en la competenecia.

El brasileño Jadel Gregorio con 17,27 ha estado por debajo de otras temporadas y le han adelantado el granadino Randy Lewis (17,49) y el eslovaco Dmitrij Valukevic (17,46 entre otras).

Otros criollos, Osniel Tosca (17.12) podría acceder a la final. El varias veces medallista, Yoandri Betanzos (17,03) ha tenido una temporada gris.

Una fornida morena cubana, que mejora por días, ya probó el podio en Osaka 2007. Y afirma que también lo hará en Beijing. Se trata de la discóbola Yarelis Barrios.

Sus 65, 80 van ubicándola cuarta del mundo, sólo detrás de la rumana Nicoleta Grasu (66,51), la norteamericana Stephanie Brown-Trafton (66,17) y la rusa Darya Pishchalnikova (66,12), pero con buena estabilidad en más de una competición.

Otra que pudiera llegar ala final es la más veterana, Yarelis Barrios, quinta del orbe con 65,02, en un dueto que pudiera plantearle pelea a las favoritas. Es otra de las pruebas en la que no veo, un firme favorito.

MARCAS MUY PROMETEDORAS

Tal vez sin esperarlo, grandes alegrones han logrado algunos atletas en el 2008, con marcas de mucha consideración, incluso para entrar entre los cinco primeros puestos, medallas incluidas.

Pronósticos reservados en mi opinión, los del ochocentista Yeimar López- El campeón panamericano, estampó recientemente en Jerez de la Frontera con un impensable 1.43. 06 que estremeció a los favoritos africanos y que lo ubica segundo del mundo, apenas detrás del sudanés Aubaker Kaki Khamis (1.42.69).

Se adelantó con esa marca al sudafricano Mbulaeni Mulaudzi (1.43.61), y los keniatas Lekuta Rudisha (1.43.72) y Alfred Kirwa Yego (1.44.01).

Yermar, antiguo corredor del óvalo, ha sido hasta ahora toda una sorpresa, pero su falta de disciplina táctica le hizo mella en Osaka, donde hubiera clasificado fácilmente. SE lanzó muy tarde.

La carrera de 800 es de mucha táctica, y ese es su handicap. Fuerza le sobran por arrobas y tiene unas condiciones físicas envidiables.

Si logra hacerlo bien, Yeimer puede dar la sorpresa, colarse en la final, y una vez allí…

Uno que ha rebasado cualquier pronóstico es el joven de 22 años, Leonel Suárez, decatlonista.

En el año, ha logrado en par de ocasiones, récord nacional con registros que ya son de la élite: 8 366 y 8451 puntos. Con este último registro va ¡tercero del mundo!, una posición jamás alcanzada por un decatlonista cubano.

En esa ocasión sus registros son ( de 11.14 en 100 metros planos; 7,23 en longitud, 13.78 en la bala, un buen 2.14 en salto de altura, 48,30 en 400 metros planos, también destacado 14.12 en 100 con vallas, 4,80 en pértiga, 42,25 en disco, y los muy buenos 69.96 en jabalina y 4:21.54 en 1 500 metros planos )

En la ocasión anterior, incluso logró mejores marcas en 70,64 en jabalina y 4.16.70 en ochocientos.

Parece este muchacho, cuarto en los Juegos Panamericanos Río de Janeiro 2007, alguien para seguir. Si mejora en la bala ha de ser temible, porque tiene un muy bien 1 500 y jabalina, especialidades con que cierran las diez pruebas.

También podría disminuir unos segundos en la velocidad.

Sin embargo, el otro completo cubano, Yordanis García, con 8 259, octavo del orbe en el Mundial y subtitular de América, este año no ha mostrado avances.

El decalón es una competencia contra sí mismo. Podrá el cubanito resistor la presión y afincarse en la élite. A mi entender, el decalón aún está temprano en la temporada.

Visto de esa manera, estamos hablando de cinco a siete medallas en Beijing 2008, y ojalá que de ellas vengan dos títulos, lo cual sería fabuloso para la delegación cubana.

El saltador de altura Víctor Moya ha estado en las últimas finales e incluso ha llegado a las medallas. Aunque no ha tenido una buena temporada, sus recientes 2, 30 ante buenos rivales en Alemania, apuntan a la esperanza de que esté en la final. La estrategia allí será decisiva…

Si de sorpresa se trata, esta tiene un nombre: Ibrahim Camejo, joven saltador de largo Su marca de 8,46 nada menos, lo ubica de ¡segundo en el actual 2008!

No se logra ese registro de la nada. Se trata de un atleta de evidentes posibilidades, con el que realmente no se contaba; pero en el comienzo de su carrera, le faltará estabilizar resultados de ese orden.

En Beijing tendrá mucho que ganar. Ya veremos si se estira hasta el alegrón.


¿OTROS FINALISTAS?

No es todo, en la bala femenina, Cuba podría estar en la final con la campeona panamericana Misleydis González, cuyo mejor registro de la temporada le levó hasta los 19, 29, lo mejor de su vida, que la ubica apenas séptima del ranking.

Cuarta en el Mundial bajo techo, hay que decir que el peso será otra vez una competición entre la bielorrusa Ostapchuk y la neozelendesa Vili. Son las únicas que han logrado ponerse por encima de los 20 metros.

Luego de ellas, algunas han frecuentado los 19 metros, todas de Europa del Este, pero la criolla parece lista para otra vez estar en la final, y allí buscar adelantar lo más posible.

La campeona olímpica Yumileis Cumbá apenas ha llegado a 18,30 metros y con ese registro debe quedar fuera de la final. Tal vez otra más joven, Mailín Vargas pueda discutir un puesto si se aproxima a sus 18,84 de la temporada.

Mucho más difícil se le presenta todo a la constante Anay Tejeda en 100 metros con vallas.

En su especialidad hay verdaderos monstruos, como las norteamericanas Damu Cherry (12.47), líder del 2008 y Lolo Jones (12.57), la nigeriana nacionalizada española Josephine Onyia (12.50), la sueca Susana Kallur (12.54) y las jamaicanas Delloreen Ennis-London (12.54) y Brigitte Foster-Hylton (12.56)

Sus 12.73 no creo le permitan anclar en la final, pero su bronce en el Mundial bajo techo y su constancia podrían arrancarle una carrera rápida que la eleve hasta llegar al récord de Cuba de Aliuska López (12.67).

Y su temporada ha sido la mejor de su carrera, no olvidarlo.

A tomar experiencia va el bisoño balista Carlos Véliz, quien anuncia será el mejor balista del país, con sus 20,72 de la temporada, en una fiesta igual de lanzamientos de 21 largo y hasta 22 metros.

¿Hasta dónde podrá llegar este muchacho, que también se ha crecido en las competiciones?

¿Dónde esta Zulia Calatayud, campeona del mundo del 2005? En sus primeras carreras de la temporada, después enfermedades y problemas. No creo que sus 2.02.20 le puedan servir para ello. Es una lástima, porque la chica es de una calidad reconocida…

De los relevos cubanos, poco hay que decir.

Llegar a la final para alguno será una hazaña. Los cortos ni hablar, en Cuba los velocistas escasean hace tiempo.

Aunque el 4 x 400 femenino con 3.27 y un poco más… fue séptimo en el Mundial de Osaka y en el bajo techo, sin Daymí Pernía y sin Zulia en buena forma, no deberá asistir, aunque tenga una guía como Indira Tererro (51.09 en 400 este año).

Más oportunidad de discutir su pase le veo al masculino, que con sus 3.03.22 ancla como el décimo de la temporada.

Con Osmar Cisnero y William Colazo, todos con 45 y tantos, la experiencia de Yeimer López y Yasmani Copello para completar, deberán exigirse mucho hasta llegar al final, pero podrían intentarlo.

No son los tiempos de Roberto Hernández, Norberto Téllez, Lázaro Martínez y Leandro Peñalver, cuando estaba Cuba entre los mejores del mundo, por debajo de los tres minutos.

A luchar para colarse entre Estados Unidos, Australia, Francia, Jamaica, Gran Bretaña, Alemania, Polonia y Bahamas…

Hablamos en Beijing de unas cinco-ocho medallas para el campo y pista cubano, con la posibilidad de dos títulos.

¿Desbordará Cuba el atletismo en Beijing?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sinceramente, no creo que Cuba gane ninguna medalla de oro.
Dyron Robles, aunque está en su mejor forma, no aguantará la presión de los chinos, y Liu creo que le ganará aunque por muy poco.
Los demás atletas cubanos, si bien pueden ganar medallas de plata y bronce,no creo que lleguen a ser campeones olímpicos por ahora. al menos que suceda una sorpresa, como ya sucedió en Atenas.

EL POLEMISTA (Reinaldo Cedeño Pineda) dijo...

Puede que no se gane ninguna de oro, que Dayron se presione... pero habrá más de un cubano luchándola, estoy seguro.

Por favor escríbame de nuevo después que eso suceda

"Sorpresa" no es el término exacto. Varios cubanos en varias especialidades andan entre los primeros del ranking. Y cualquier de ellos puede subirse al podio.

Por otro lado, medio mundo se queda siempre sin medalas. Por eso creo que valen todas las medallas y todos los esfuerzos.