martes, 18 de diciembre de 2007

UN LATINOAMERICANO A PUNTO DE ESCALAR EL EVEREST AJEDRECÍSTICO



Reinaldo Cedeño Pineda

Se llama Leinier Domínguez, tiene 24 años y está a punto de incluirse en la super élite del ajedrez universal: los 2 700 puntos.

Ese fue siempre el sueño de un latinoamericano, y el cubano se ha propuesto hacerlo realidad.

En realidad ya lo consiguió, aunque de una manera muy especial: en la tercera ronda de la Copa del Mundo de Khanty-Mansiysk, Rusia.

A los 2 683 puntos que tiene (lugar 31 del planeta) debían sumárseles 6,9 logrados en el Zonal de República Dominicana que ganó, y los 4,8 del Casino de Barcelona, torneo en el que escoltó al norteamericano Hiraku Nakamura.

En la propia Copa del Mundo ya se había adjudicado 8 unidades, tras ganarle al ruso Alexei Iljushin y al germano David Bramidze, y con todo eso había llegado a ¡2 702,7 puntos!... aunque sólo fue momentáneo, al caer en su cotejo con el niño genio noruego Magnus Carlsen, y perder poco más de cuatro.

Según los especialistas en ese sistema de codificación, Leinier debe aparecer en enero de 2008 con 2 698 unidades, lo que ya es un ELO de absoluto lujo. Y será nuevamente récord de Cuba y Latinoamérica.

En realidad, tanto él como Bruzón habían sobrepasado otra barrera: los 2 600.

Esta fue una marca acariciada durante décadas en la Isla… hasta la llegada de ambos. El que más avanzó fue Jesús Nogueiras (2 585), en tiempos en que incluso formó parte de los equipos del Resto del Mundo vs. la URSS.

En la época de José Raúl Capablanca (campeón del mundo en 1921 tras derrotar al legendario Enmanuel Lasker) no existía este medidor, pero se han hecho cálculos.

Se estima que el ELO de Capablanca en su esplendor pudo llegar hasta los 2 725, aunque, claro, era otra época.

El mismísimo Garry Kasparov dijo de Capablanca que “invariablemente siempre escogía la mejor opción, sin importar cuán enrevesada estuviera la posición".

Lo Mejor de Leinier

Precisamente en el Memorial Capablanca del 2004, Leinier rindió para la increíble cifra de 2 808 puntos, una actuación sólo comparable con la Copa del Mundo de Trípoli, Libia en el 2004… en el cual llegó al ¡quinto lugar!

Claro, no puede olvidarse el torneo Casino de Barcelona 2006 donde ganó con ¡ocho puntos de nueve posibles! Y por si fuera poco, remató con un sonado triunfo frente a Vasili Ivanchuk.

En aquel evento ganó sus últimos seis cotejos, cuatro de ellos con piezas negras y finalizó invicto. Tal vez sea la actuación más espectacular de un ajedrecista cubano después de Capablanca.

Su coincidencia en el tiempo con el otro príncipe del ajedrez cubano, Lázaro Bruzón le ha resultado muy beneficiosa.

En este año, Leinier fue miembro del equipo asesor del húngaro Peter Leko, que ocupa ahora mismo el séptimo puesto de la lista universal.

Aunque en los últimos tiempos, el tunero Bruzón (también por sobre los 2 600) ha mostrado tendencia a la baja… sus duelos en los Campeonatos Nacionales se han convertido en todo un clásico.

Leinier ha ganado tres veces el título de Cuba.

A los 15 años, había alcanzado su primera norma de Gran Maestro (GM), y dos años después conquistó la definitiva a los 17 en el torneo abierto de Linares, España.

A Leinier y a Bruzón, se debe la revitalización de la popularidad del ajedrez en Cuba.

¡Todavía puede!

Aún, Leinier puede llegar a los 2 700 en el torneo Carlos Torre Repetto de Mérida, Yucatán.

Jugará en el Torneo Magistral a nueve rondas y sistema suizo, junto a otros tres preseleccionados: el ucraniano Vasili Ivanchuk, el indio Pentala Harikrishna y el mexicano Manuel León Hoyos.

A ellos se unirán los 12 mejores clasificados del torneo Magistral que se juega ahora mismo.


En el evento participan además por Cuba, Walter Arencibia, Reynaldo Vera, Holden Hernández, Omar Almeida, Frank de la Paz y Silvino García, todos GM; y los Maestros Internacionales Rodney Pérez y Luis Manuel Pérez.


La Mayor de las Antillas ha ganado varias veces el evento, el propio Leinier en el 2001; así como Jesús Nogueiras (1997), Yuniesky Quesada (2003) y Lázaro Bruzón (2005).


A Leinier da gusto verlo jugar. Su seguridad es pasmosa. Estoy seguro que será el primer latinoamericano en escalar ese Everest del ELO ajedrecístico: los 2 700 puntos.


Y la noticia vendrá pronto.

1 comentario:

joseraulcast dijo...

Reinaldo, tomando palabra prestada de tu excelente artículo sobre el humor vale decir que esta es otra flecha que da en el blanco. No hay dudas que la comparación con la cumbre del Himalaya nos da idea de la dimensión que tiene la escalada de Leinier en el escalafón ajedrecístico mundial. Te felicito. Castillo