jueves, 17 de enero de 2008

MÉXICO va a llorar a ANA GABRIELA GUEVARA


(Ana Gabriela se irá de las pistas, no estará en Beijing; pero no ha sido egoísta, no se ha conformado con sus glorias en la pista. De deportista se ha convertido en ciudadana. Ha sabido mirar hacia el futuro y hacia los demás... México llorará su ausencia).


Reinaldo Cedeño Pineda

Siempre he creído que cada quien debe expresar la opinión que tenga. Y en consecuencia, debe saber que hay derecho a discrepar de ella… Y en sana paz quedamos.

Cobijándome en esa creencia, me he lanzado voluntariamente al variopinto y nutrido mundo de la Internet. No porque crea que tenga la razón, ni la verdad –siempre tan relativas–, sino porque hago ejercicio del derecho a difundir mis ideas.

No pretendo poner un molde ni un esquema a la exposición de los juicios que se tengan; empero mi profesión de periodista me ha enseñado que las ideas se defienden no con improperios ni supuestos, sino con argumentos.

Y con un mínimo de respeto, aunque sean los más personales de los juicios. Convencer es vencer… con argumentos.

Ahora mismo toco esa cuerda.

No soy mexicano, pero sí un seguidor de los atletas, de sus marcas y hazañas… pero me gusta escudriñar en lo que no se dice. Y por tanto, no he podido evitar seguir la brillante trayectoria de Ana Gabriela Guevara.

Será porque gracias a ella, las pistas siguieron hablando español, tras la retirada de otra Ana, la cubana Ana Fidelia Quirot, también campeona mundial, también subcampeona olímpica; será porque su preparados era un cubano, Barrera….

En fin, hay muchas razones para respetarla.

A la Gabriela la vi en los Panamericanos de Río de Janeiro 2007 ganar la vuelta al óvalo; pero más la recuerdo en el relevo.

Como una tromba, la Guevara vino de atrás, echando el alma. Tomó la posta en quinto puesto y llevó a México a la medalla de plata, por encima de Estados Unidos, de Jamaica… con su paso demoledor.

Aplaudí el esfuerzo; a pesar de que…unos metros más y casi pone a México en el oro. La jovencita cubana Indira Terrero, tiene que haber sentido su respiración.

Cuando llegó cuarta (50.16) en el mundial de Osaka, un poco después de la cita americana, leí algunos reportes francamente pesados, como si Ana Gabriela fuese una máquina de ganar, como si hubiera cometido un crimen. Y la emprendieron contra la “acabada” Ana Gabriela.

No hay que negar que estuvo lejos de su estelar 48.89, obtenido limpiamente, sin dopaje, en el Mundial de París 2003. Un marca que la llevó al título… pero un registro que pocas, muy pocas en la historia han hecho.

Lejos del subcampeonato olímpico de Atenas 2004 (49.56), donde cedió ante la bahamense Tonique Williams (49.41)… pero sobran los dedos de la mano para nombrar a las que bajan de los 50 segundos.

Quien no se haya enterado que llegar a las finales olímpica y mundial, es un demostrativo de alta calidad, por favor….

Por eso estoy en la otra orilla de lo que dice el blog Yo, nada más, en que compara a la deportista con una gallina:

”Persona cobarde, pusilánime y tímida. Ana es una gallina.

“Ay, los dirigentes, ay, la política, ay, los malos manejos, ay, la falta de apoyo, ay, como le hago a la mamada en lugar de decir que no quiero ir a las olimpiadas porque ya valgo madres y voy a hacer un papelón” (VER http://www.elhuevo.blogspot.com/ )


ANA SIGUE ENTRE LAS MEJORES


El cuarto lugar del mundial de Osaka, la mexicana lo mereció detrás de la campeona, la nigeriana nacionalizada británica Christine Ohurougu (49.61), la también británica Nicole Sanders (49.65) y la jamaicana Novlene Willaims (49.66). Y en ese grupo, aún faltaba la norteamericana Sanya Richards que terminó el año con mejores marcas aún.

Pero no hay que equivocarse. Ana Gabriela Guevara, que ha tomado la decisión de retirarse y no asistir a los Juegos Olímpicos, todavía está entre las mejores.

¿Fuertes rivales? Sí. ¿Difíciles? Respondo con otra… ¿y cuando el camino a la gloria universal ha sido fácil?

¿Años? Sí, los tiene… años de consagración y de resultados que merecen quitarse el sombrero, como ella hacía en cada victoria, paseándolo junto con su bandera.

Sus 31 años (nació en Sonora el 4 de marzo de 1977) es una edad de rendimiento para estas competencias, tal como ha demostrado la historia.

¿Una medalla en la capital china? Creo que sí, que no era una quimera, que habría que lucharla; pero sí estaba a su alcance… con esfuerzo y preparación, claro.

Las victorias no se merecen, se consiguen; pero nadie puede descalificar ni otorgar de antemano.

Ojo, las medallas no se consiguen por el ranking sino en las competencias; sino habría que mandarlas por correo.

LAS RAZONES DE ANA

En el Sitio oficial de Ana Gabriela Guevara (http://www.anagabrielaguevara.com.mx/) aparecen varias notas y así tomo de ella:

“La decisión de Guevara de dejar las pistas ha llegado cinco meses después de denunciar presuntos actos de corrupción en la Federación Mexicana de Atletismo y advertir que no iría a Pekín 2008 si no había cambios de dirigentes en este organismo.”

"La respuesta que la 'Saeta de Sonora' y mejor atleta mexicana de todos los tiempos, encontró a sus denuncias fue la lentitud burocrática y decenas de trámites que sólo se quedan en papel porque los dirigentes no han sido tocados ni sus acusaciones investigadas”.

Por otra arista veo la opinión del blog Yo nada más del sr. Luis…

En Beijing, podría Ana Gabriela ganar un medalla o no; pero ese no es tema. Creo que llamarle gallina o cobarde, desde mi distancia, además de un exceso resulta inapropiado.

¿Cobarde quién ha enviado toda una radiografía del deporte mexicano al presidente Felipe Calderón, con críticas y sugerencias sobre la Olimpiada Nacional, el control antidoping o la atención a atletas?

Desde aquí, no podré determinar cuan fiable o no pueda ser; mas para que extraiga sus conclusiones propias, si quiere verlo, aquí le dispongo la dirección exacta. Tómese la molestia: (http://www.anagabrielaguevara.com.mx/noticiadetalle.php?id=94 )

Hay otra nota, esta de septiembre de 2007. Se respira sinceridad y firmeza:

“A través de su sitio oficial, la velocista Ana Gabriela Guevara aclara que su postura de no asistir a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 en caso de no existir un cambio en la dirigencia de la Federación Mexicana de Atletismo es una decisión individual y cien por ciento personal.

“Es una decisión cien por ciento personal, no estoy obligando a nadie a que asuma la misma postura”, resaltó la subcampeona olímpica y triple medallista mundial.

De igual forma manifestó su respeto a los demás atletas que firmaron la carta de protesta enviada a la CONADE tras las irregularidades vividas en el Campeonato Mundial de Osaka, Japón, quienes aclaró son libres de decidir si asumen o no la misma postura”.

Leo y releo. Y pienso que Ana no ha sido egoísta, no se ha conformado con sus glorias, ni con la pista de calentamiento. No le han faltado piernas, sino que de deportista se ha convertido en ciudadana.

Ha sabido mirar hacia el futuro y hacia los demás, utilizando naturalmente su aval. Y eso, en el mundo de hoy, no es poco.

“EL GANSO” RESPONDE AL “HUEVO”

En Internet uno se encuentra de todo.

Por eso, a las declaraciones del blog Yo, nada más (http://www.elhuevo.blogspot.com/) ya le respondió otra bitácora con el sugerente nombre La inerte barra de carbón (http://inertebarradecarbon.blogspot.com/) quien le ha sonado fuertes apostillas al huevo.

Y también lo hizo el blog La casa del Ganso con muchos comentarios colgados. Reproduzco de allí, estos fragmentos:


“¿Por qué no en lugar de decir pendejadas como éstas cuestionamos los pésimos manejos del deporte nacional? ¿Por qué no chingamos a directivos como Carlos Hermosillo o el Tibio Muñoz? ¿Por qué no le exigimos pantalones a Felipe Calderón para que ponga gente capaz al frente del deporte mexicano?

“¿Con qué cara podíamos exigirle a Ana Guevara una medalla en juegos olímpicos y en caso de no obtenerla acusarla de haber fracasado? ¿Acaso el sistema deportivo mexicano fue el que se encargó de colocarla como una de las mejores atletas del mundo? Por supuesto que no”.
(VER en http://mientrastodopasa.blogspot.com/)


Sinceramente creo que el dueño de “El Huevo” maniobró para lograr muchos impactos en su página… y por cierto que lo ha logrado.
Un olor a podrido sale de todo esto. Y al final, quien pierde es el deporte.
Ana Gabriela, eso sí, está en su derecho: poner fin cuando lo estime a su brillante carrera deportiva.

México la llorará en las próximas competencias, cuando no aparezca el nombre de la patria de Juárez en las pistas. Toda América Latina lamentará su ausencia.
Muy a propósito ahora, aquella crónica del maestro Bobby Salamanca: “Cuando un grande se retira, hay que inclinar la cabeza”

Desde Cuba, te mando un abrazo, Ana.

1 comentario:

EL GANSO dijo...

Mi estimado Reinaldo:

Comparto muchas de las ideas vertidas en este post. También me da gusto que alguien que no es mexicano sepa apreciar lo que hizo Ana Guevara.

Lo triste es que somos sus compatriotas los que parecemos gozar con su caída. Pero en fin. Espero que todo esto sirva para que el deporte mexicano cambie aunque sea un poco.

Saludos y seguimos en contacto.